Nuevo y extraño subtipo de VIH ha sido oficialmente identificado luego de dos décadas
noviembre 7, 2019

N + 1 CIENCIA QUE SUMA

La compañía Abbott ha identificado varias cepas de VIH como un nuevo subtipo separado. Este es el primer cambio en la clasificación de las líneas de VIH desde su inicio. El nuevo subtipo L se distribuye principalmente en el Congo, aunque no hay información precisa al respecto. Tampoco hay razón para creer que sea más peligroso que otros subtipos conocidos desde hace mucho tiempo. El estudio fue publicado en el Journal of Acquired Immun Deficiency Syndromes.
Se cree que el virus de la inmunodeficiencia humana apareció en la República Democrática del Congo en la década de 1920. Desde entonces, ha evolucionado y dividido en varios tipos, en diversos grados, peligroso, infeccioso y resistente al tratamiento.
Las clasificaciones del virus
Actualmente existen dos tipos principales de virus: VIH-1, el más común y peligroso, y VIH-2, que es menos común y menos virulento. Dentro de estos tipos de virus se dividen en grupos, y dentro de grupos, en subtipos, dependiendo de la similitud de las secuencias de su genoma.
Las reglas de clasificación modernas establecen que, para aislar una cepa de VIH en un subtipo separado, es necesario detectarla en tres personas que simplemente no pudieron infectarse entre sí, es decir, en tres lugares independientes.
En 1983 y 1990, los científicos en el Congo ya descubrieron dos muestras del virus que no encajaban en los subtipos que existían en ese momento. Estuvieron genéticamente lejos de sus parientes más cercanos, los subtipos H y J, y los científicos sugirieron que podrían pertenecer al nuevo subtipo L. Pero una tercera muestra independiente no fue suficiente para confirmar este hallazgo.
La muestra CG-0018a-01, que los médicos recibieron en 2001 y también provenía del Congo, es la esperada confirmación. La secuenciación de partes individuales del genoma indicó que podría pertenecer al subtipo L.
Sin embargo, la concentración de ARN viral en la sangre del paciente no fue lo suficientemente alta como para una secuenciación precisa, por lo que los investigadores no se atrevieron a hacer una declaración inequívoca.
La muestra CG-0018a-01
Ahora la compañía Abbott, que durante 25 años se dedicó a la búsqueda de diferentes cepas virales en todo el mundo y a secuenciar su genoma, se ha unido al estudio. En 2018, un equipo de científicos dirigido por Mary Rogers desarrolló un método que incluso funciona con bajas concentraciones de ARN viral.
La esencia del método es aumentar la concentración de secuencias virales en una solución, ignorando todas las posibles impurezas (por ejemplo, ADN humano propio u otros patógenos). Para esto, se construye una copia de ADN sobre la base del ARN completo de la muestra, luego se divide en fragmentos separados y se agrega a una solución que ya contiene el ADN viral marcado de una secuencia conocida.
El ADN del virus de la muestra forma híbridos con ADN marcado que puede clasificarse. Y utilizando la reacción en cadena de la polimerasa, los científicos copian repetidamente el ADN viral y obtienen suficientes copias para la secuenciación.
Usando su metodología, los investigadores procesaron la muestra CG-0018a-01. Además del VIH, encontraron rastros de la presencia del virus de la hepatitis. Los investigadores también confirmaron que la cepa del VIH pertenece al subtipo L. Ahora su lugar oficial en la clasificación es: VIH-1, grupo M, subtipo L. Además, el virus de la última muestra resultó ser ancestral en comparación con el virus de 1983 y 1990.
Oficialmente un nuevo subtipo
El subtipo L es el primer cambio en la clasificación de las cepas de VIH desde el establecimiento de esta clasificación en 2000. Sin embargo, el hecho de descubrir un nuevo subtipo aún no es de gran importancia para la epidemiología: parece que no es común y está distribuido principalmente en el Congo. Además, no se encontraron mutaciones en la muestra que pudieran hacer que el virus sea resistente a la terapia; por lo tanto, lo más probable es que no presente una amenaza particular.
Sin embargo, dado que el subtipo L aún no se ha reconocido oficialmente, las secuencias de las muestras de 1983 y 1990 no se incluyeron en la lista de genomas de referencia con los que se comparan las cepas recién descubiertas. Por lo tanto, otros representantes del virus de la inmunodeficiencia humana del subtipo L. pueden circular por todo el mundo.
La terapia antirretroviral no ayuda a todos los pacientes, por lo que los científicos continúan buscando nuevas formas de combatir el virus. Entre ellos se encuentran los implantes biodegradables con un medicamento que se puede insertar debajo de la piel, o un sistema de edición genética diseñado para cortar copias del VIH del genoma de las células.
Al mismo tiempo, se conoce una mutación protectora que hace que las células sean resistentes a la penetración del virus, y recientemente los científicos informaron de un tercer paciente en el que las células mutantes de un donante se enraizaron en el cuerpo, así como la primera persona que tuvo sus células propias trasplantadas con una mutación introducida artificialmente.

 

 

0 Comments

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Visítanos

Calle Benito Monción, esq Ramón Santana #213, Gazcue. Santo Domingo

Llámanos

+1 (809) 221-3686
+1 (829) 722-2000

Escríbenos

comunidad@highschool.com.do