¿Podría la sangre tipo A convertirse en donante universal?
junio 11, 2019

tEL ESPECTADOR

Un nuevo avance científico se está gestando. Científicos canadienses buscan encontrar una manera de convertir la sangre tipo A en sangre apta para donación universal, través de bacterias presentes en el intestino humano. La posibilidad de hacerlo realidad aún está en pañales, pero si lo logran, la disponibilidad de sangre para donaciones y transfusiones se duplicaría

Ahora, los investigadores que analizan las bacterias en el intestino humano han descubierto que los microbios producen dos enzimas que pueden convertir el tipo A común en un tipo más universalmente aceptado. Si el proceso se completa, los especialistas en sangre sugieren que podría revolucionar la donación de sangre y la transfusión. 

Cada persona tiene uno de los cuatro tipos de sangre: A, B, AB u O, definidos por moléculas de azúcar específicas en la superficie de sus glóbulos rojos. Si una persona con el tipo A recibe sangre de tipo B, o viceversa, estas moléculas, llamadas antígenos, pueden hacer que el sistema inmunitario realice un ataque mortal a los glóbulos rojos. La persona moriría o quedaría gravemente enferma.  

Según explica Science News, las células tipo O carecen de estos antígenos, lo que hace posible la transfusión de ese tipo de sangre a cualquier persona. Por eso las personas con este tipo de sangre son «donantes universales». La mayoría de la sangre que reposa en las neveras de hospitales y salas de urgencias pertenecen a este tipo de sangre, pero no siempre hay sangre disponible para donar en muchas salas de emergencia y hospitales.  

Por eso, científicos de la Universidad de British Columbia en Vancouver (Canadá) han intentado transformar la segunda sangre más común (tipo A), eliminando esos antígenos con enzimas para que también la sangre tipo A pueda ser usada como donante universal. Según reporta la revista científica, los canadienses han tenido un éxito limitado, ya que las enzimas conocidas que pueden despojar a los glóbulos rojos de los azúcares perjudiciales no logran eliminarlas del todo.  

Después de 4 años de tratar de mejorar esas enzimas, el equipo decidió buscas respuestas en las bacterias intestinales humanas, donde hay microbios que consumen proteínas de azúcar. Algunos de estos microbios se adhieren a la pared intestinal, donde «comen» los combos de proteína de azúcar llamados mucinas, parecidos a los antígenos presentes en los glóbulos rojos.  

El equipo recolectó una muestra de heces humanas y aisló su ADN. «En teoría incluiría genes que codifican las enzimas bacterianas que digieren las mucinas. Al cortar este ADN y cargar diferentes piezas en copias de la bacteria Escherichia coli, los investigadores verificaron si alguno de los microbios producía proteínas con la capacidad de eliminar los azúcares definidores de A», escribieron. Al principio no, pero cuando probaron dos enzimas a la vez, los azúcares saliendo de inmediato. El hallazgo fue publicado en la revista Nature Microbiology.  

En los Estados Unidos, la sangre tipo A representa menos de un tercio del suministro, lo que significa que la disponibilidad de sangre de donante «universal» podría casi duplicarse, pero los cientificos reconocen que aún es necesario trabajo para asegurarse que todos los antígenos en un tipo de sangre A hayan sido eliminados antes de hacer una transfusión de sangre.  

 

 

0 Comments

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Visítanos

Calle Benito Monción, esq Ramón Santana #213, Gazcue. Santo Domingo

Llámanos

+1 (809) 221-3686
+1 (829) 722-2000

Escríbenos

comunidad@highschool.com.do